Episodio Cinco. El bloqueo Judicial

La Tronera de Celemín

La Cloaca

Desde el suelo sólo ve unas grandes orejas en una cabeza cuadrada detrás de unas gafas tornasol y unos zapatos cuarteados que parecen sujetar la mesa que hay entre ambos. Pío, con un ojo hinchado en el que apenas llega la luz, el otro morado, el labio superior partido y un gran hilo gordo y rojo desprendiéndose de las fosas nasales, está muerto de miedo. No sabe lo que va sucederle (¡qué más puede pasarle como no sea que le peguen un tiro allí mismo!).  Él es un estudiante modelo. Pero aún no sabe porque acabó afiliándose al Partido Comunista Reconstituido.  Es pobre y joven y le pueden las injusticias. Aparte de eso, no sabe nada del comunismo, ni mucho menos de lo que significa.

Su torturador, el Orejas,  es en parte una historia repetida. Él, en su juventud, fue afiliado a la JSU porque todos sus amigos…

Ver la entrada original 1.536 palabras más